domingo, 13 de outubro de 2013

REFLEXIÓN SOBRE LA IDENTIDAD DIGITAL Y SU IMPORTANCIA PARA LOS DOCENTES

Llevo unas cuantas horas leyendo sobre la identidad digital y su reverso o consecuencia, la reputación en la red. En la página 5 de la Guía para usuarios: identidad digital y reputación online del INTECO (Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación) se define la primera como:
"el conjunto de la información sobre un individuo o una organización expuesta en Internet (datos personales, imágenes, registros, noticias, comentarios, etc.) que conforma una descripción de dicha persona en el plano digital".
Sobre la reputación en la red dice que es: 
"la opinión o consideración social que otros usuarios tienen de la vivencia online de una persona o de una organización".
Ambas realidades son el fruto de una interacción entre lo que cada uno de nosotros aporta y lo que los demás dicen o hacen a partir de nuestras aportaciones. Es evidente que los docentes debemos estar especialmente atentos a la segunda, para lo cual es preciso que cuidemos lo más posible nuestras aportaciones en la red. A propósito de esto, y para evitar que mi intervención se limite a una simple glosa de informaciones ajenas, creo que es necesario separar de un modo tajante la identidad digital del docente como tal docente, de la del docente como particular o no docente. En este sentido no sé hasta qué punto es positivo crear un perfil que coincida mucho con nuestra identidad real. Por ejemplo, en mi actividad en la red vinculada al mundo de la docencia (la mayor parte) he procurado utilizar alias y cuentas separadas de las actividades no vinculadas estrictamente a la actividad docente. En la práctica esto no es fácil, porque obliga o duplicar o triplicar la información a retener, el tener que pensar (por ejemplo si en un momento determinado estoy buscando cosas en youtube) si lo hago como profesor o no (¡cuántas veces he visto y tomado nota de recursos interesantes para el aula, mientras estaba buscando o viendo cosas que no tienen que ver con las materias que imparto!). Se añade a esto la circunstancia de que muchas veces empezamos a utilizar aplicaciones sin pensar en su utilidad para la enseñanza, por lo tanto utilizo mi perfil no docente, pero al poco tiempo les encuentro utilidad en el aula y trabajo desde ese perfil, que es personal o, por lo menos, no me interesa que se vincule a mi labor docente. Al final se produce una mezcla de información y actividades que me genera dudas. Así pues, creo que la identidad digital no debe ser una, sino varias, intentando no mezclarlas, al igual que no mezclamos o yo, por lo menos, intento no mezclar mis preferencias o gustos personales con mi actividad docente. 

9 comentarios:

M. Carmen dixo...

La verdad es que hemos aterrizado en esto de las redes un poco tarde y, en ocasiones, nos cuenta entender, separar nuestros "perfiles". Debemos entonces tener claro nuestros propósitos a la hora de conformar nuestra propia identidad personal. Resulta complicado, bajo mi punto de vista,lo que comentas a cerca de generar distinas identidades. Desde un primer momento deberíamos tener claro que queremos tomar las riendas. No sería correcto hacer que nuestra identidad surja de manera casual, sino pensar bien qué queremos ser. La identidad en internet se construye con muchísimos elementos. Algunos son:
Nick: ficticio o real
Avatar: foto real o imagen que te represente.
Lo que publicas: ¿qué tipo de cosas dices? ¿cuándo las dices?...

Un saludo.

clasicas dixo...

Hola, pues la verdad es que me identifico con tu opinión sobre la identidad digital, pues yo también pienso que lo ideal es tener una identidad para el trabajo y otra más personal, y lo complicado que puede llegar a ser mantener ambas separadas.

carlosmagro dixo...

Si me permitís os traslado mi opinión personal sobre el tema de tener más de una identidad digital. Personalmente me parece complicadísimo e hecho de mantener más de un perfil y casi os diría que a la larga peligroso porque, como el propio Lorenzo señala, llega un momento en que uno no sabe el traje con el que está actuando en la red y se puede equivocar. Mi recomendación, al menos lo que y hago, es tener una única y misma identidad para todos mis perfiles en redes y en todos me comporto como Carlos Magro. Otra cosa es que el uso que de a un servicio o a otro sean diferentes. Puedo tener perfiles que me son más útiles para fines profesionales y otros que los tengo más cerrados porque prefiero darles un uso más personal. No olvidéis nunca que todo lo que está en la red es siempre público (aunque tengas configurado la privacidad o sea un red muy cerrada). Si algo queréis que sea privado, entonces no lo pongáis nunca en la Red.
Mantener en el mundo digital perfiles, nicks, imágenes distintas incluso para un mismo servicio es algo tan raro como si vosotros cambiárais de cara, de manera de ser según estéis en un sitio u otro. Como si fuerais casi personas distintas. Os podéis comportar de maneras diferentes pero entiendo que por lo general en la vida analógica esta mezclado todo. Vuestro pasado y presente. Las experiencias de trabajo y las de ocio. Las lecturas, todo....

Bueno. es una opinión :-)

abrazo

carlos magro

carlosmagro dixo...

Si me permitís os traslado mi opinión personal sobre el tema de tener más de una identidad digital. Personalmente me parece complicadísimo e hecho de mantener más de un perfil y casi os diría que a la larga peligroso porque, como el propio Lorenzo señala, llega un momento en que uno no sabe el traje con el que está actuando en la red y se puede equivocar. Mi recomendación, al menos lo que y hago, es tener una única y misma identidad para todos mis perfiles en redes y en todos me comporto como Carlos Magro. Otra cosa es que el uso que de a un servicio o a otro sean diferentes. Puedo tener perfiles que me son más útiles para fines profesionales y otros que los tengo más cerrados porque prefiero darles un uso más personal. No olvidéis nunca que todo lo que está en la red es siempre público (aunque tengas configurado la privacidad o sea un red muy cerrada). Si algo queréis que sea privado, entonces no lo pongáis nunca en la Red.
Mantener en el mundo digital perfiles, nicks, imágenes distintas incluso para un mismo servicio es algo tan raro como si vosotros cambiárais de cara, de manera de ser según estéis en un sitio u otro. Como si fuerais casi personas distintas. Os podéis comportar de maneras diferentes pero entiendo que por lo general en la vida analógica esta mezclado todo. Vuestro pasado y presente. Las experiencias de trabajo y las de ocio. Las lecturas, todo....

Bueno. es una opinión :-)

abrazo

carlos magro

Andres Sanchez dixo...

Estoy completamente de acuerdo con Carlos y tener una única identidad digital. Yo, aun estoy en proceso de unificar todas las plataformas en las que participo bajo una identidad. En un principio opté por la "variedad" y no me ha funcionado. No estoy de acuerdo en absoluto con los resultados obtenidos. Sí que me parece una buena medida usar cada perfil de manera diferente. Hay perfiles en ciertas plataformas que yo utilizo para fines únicamente profesionales y algún otro que es digamos mixto personal-profesional. Como dice Carlos sabiendo que todo lo que está en la red es publico y de libre acceso. Por otro lado creo que es una forma más coherente de formarse una identidad sólida y coherente. Espero que antes de finalizar el curso ya tenga una única identidad.

Alberto Gómez-Chacón Larraz dixo...

Estoy de acuerdo con la opinión del autor de mi blog, soy partidario de guardar un cierto anonimato, dentro de lo posible, en mis actividades docentes. Si bien es cierto que como dice Carlos todos tenemos una identidad digital y dejamos una huella al menos que los alumnos que quieran buscar información sobre uno lo tengan un poco más complicado. Sinceramente, ahora mismo no encuentro significado alguno al perfil unificado tipo docente.me o about.me, tan solo para cumplir con el curso.

Eva Teixeira dixo...

Hola. Pues a mí cada vez me asusta más este tema de la identidad digital. La idea de saber - como dice Carlos Magro-que todo lo que está en la red es siempre público aunque tengas configurada la privacidad. Yo pensaba que una vez que configurabas la privacidad sólo lo podías ver tú o tus amigos.
No sé....esto de la identidad digital parece más complicado de lo que pensaba al inicio. Es como si estuviéramos desnudos frente a la red. ¿Qué sentido tiene crear nuestra propia identidad digital si no existe la privacidad o el poder elegir qué quieres que vea la gente o tus alumnos? Todo lo que publiquemos es PÚBLICO. Uffff

Ana Isabel Blanco Picado dixo...

¿Podemos tener una única identidad digital? ¿Podemos tener una única identidad real? Si queremos que nuestra identidad digital sea una continuación o una plasmación de nuestra vida real tenemos que decidir cuál es la que vamos a poner en la red. Pero sólo será una parte de nuestro yo.

César Vallejo dixo...

Es bien cierto la dicotomía que se da entre nuestro perfil profesional y el personal y cómo debemos gestionar nuestra identidad